La “PILETA” por Cristina Suarez

La “PILETA” de aquel entonces:

En aquella infancia no había piletas de fibra ni siquiera veraneos. Al mar solo lo conocían los que tenían poder adquisitivo. Muchos de nuestros padres, habían sido criados después de la crisis del 30 o eran inmigrantes o hijos de inmigrantes, cuya cultura era la de TRABAJAR, sacrificando horas y horas de descanso. Y en nuestra zona, había pocas cosas para mitigar los calurosos veranos, el más popular era la de ir a la hora de la siesta, esa hora predilecta donde zafamos del control de los mayores; a los tanques de agua de los molinos. Mucho mejor si eran de planchas de fibrocemento o de material y tenían piso. ¡¡¡ Eso era placer de vacaciones!!!! . Nos juntábamos los más jóvenes y allá íbamos! A mojarnos cuán fuera la piscina más limpia y linda del mundo. Generalmente ese tanque era el reservorio de agua que surtía a las “bebidas” de agua al ganado que había en los campos, así que no se podían limpiar, porque era dejar sin agua a esos animales ya que para llenarlos se dependía del viento para hacer funcionar los molinos.

Esa pileta tenía algas verdes que sacábamos, agua más o menos no tan fresca, pocas veces “solarium”. Solo era mojarnos. ….y así éramos sumamente felices. !!! Y de solo volver a recordarlo me hace zambullir en la dulzura de chica o adolescente. Un lugar frecuentado por los más jóvenes del pueblo, era el tanque de “San Juan”, poco control, era de tamaño grande, se podía nadar, mas profundo que otros… digamos que era nuestro paraíso “plus” del verano. Habría mil anécdotas para contar, pero estaría bueno que cada uno de los lectores a los cuales despierte sus recuerdos, lo pueda hacer como manera de interactuar y de volver a ese Hortensia casi olvidado.

Por Cristina Suarez.

Please follow and like us:
error

Entradas relacionadas

Deja tu comentario