Marcha atrás con las suspensiones: Reincorporaron a los 34 trabajadores del Molino Lagomarsino

La buena nueva llego en la mañana del miércoles cuando la gerencia local de la empresa convoco a los suspendidos y les informo que la medida de suspensión quedaba sin efecto y que debían volver al trabajo. Los empleados esperan que llegue el telegrama oficial de reincorporación.

La semana pasada 34 empleados del Molino Harinero Lagomarsino SA de la ciudad de Carlos Casares habían sido avisados  que iban a ser  suspendidos al menos hasta el 10 de mayo,  debido a la falta de producción de la empresa. La notificación oficial llego el lunes y desde entonces, lunes y martes sindicato y empresa mantuvieron arduas negociaciones para poder determinar el monto del sueldo a pagarle a cada uno de los empleados durante el lapso de suspensión.

Para sorpresa de todos ellos en la mañana del miércoles (hoy) la gerencia local de la empresa los convoco en asamblea para informarles que debido al ingreso de materia prima a los molinos, la medida de suspensión quedaba sin efecto y que les llegaría la notificación oficial, cosa que están aguardando los empleados, pues hasta el momento, de forma oficial solo tienen la suspensión.

De acuerdo a lo que pudimos averiguar el telegrama estaría llegándoles en las próximas horas por lo cual reanudarían formalmente la actividad el jueves.

Cabe señalar que quienes habían sido suspendidos eran los del sector de producción, y que habían quedado los de carga y almacenamiento.

La carta que les entregaron a los empleados suspendidos el lunes, en la misma señalaban que  la medida obedecía a las políticas adoptadas por el Gobierno para paliar la situación del Coronavirus las que afectaron considerablemente los ingresos de la empresa y que a pesar de haber pedido asistencia al gobierno para poder seguir funcionando con normalidad no habrían tenido respuesta. Amén de la falta de materia prima.

Al parecer estarían recibiendo en estos días una importante cantidad de trigo que les permitiría volver a la actividad normalmente a los trabajadores.

Es dable de señalar que la firma en las plantas de Avellaneda y Casares solo estaba trabajando a un 10 o 20 por ciento de su capacidad.

De no mediar ninguna contramarcha, la suspensión solo pasaría a ser un trago amargo, breve para los trabajadores harineros.

 

Fuente  : Casares online

Entradas relacionadas