Tras el Zoom con Lousteau, Andreoli advirtió que “la UCR no podrá evolucionar subsumida a la identidad de otro partido”

El dirigente de Evolución Radical en la Cuarta Sección, Sergio Raúl Andreoli, participó la semana pasada de la videoconferencia con el senador y líder nacional del espacio, Martín Lousteau, y destacó que la Unión Cívica Radical (UCR) tiene este año “una gran oportunidad” para modificar el rumbo de la conducción del Comité bonaerense, y “fortalecer su postura” dentro de Juntos por el Cambio, con relación al PRO.

“Hoy el radicalismo tiene una nueva oportunidad en la conducción de la Provincia de Buenos Aires y necesariamente debe fortalecer su postura, nunca para romper alianzas de partidos, sino para hacer valer su historia, su peso territorial, la capacidad de sus dirigentes y su vocación de poder para construir”, expresó Andreoli, que en las PASO de 2019 fue precandidato a intendente de Carlos Casares y logró un empate técnico en el recuento con los representantes del PRO.

“En la actualidad, la UCR presenta dos enemigos muy nocivos: la especulación y la mezquindad. Cuando se mezclan esos factores, el paso del tiempo puede consolidar un estado de indefinición e incertidumbre que no pocas veces es aprovechado por otros partidos, menos deliberativos y más verticalistas. Por el contrario se requiere de liderazgos que integren, construyan desde la identidad propia, y deleguen de manera horizontal en quienes realmente son portadores de votos legítimos en representación del partido. La UCR no podrá evolucionar subsumida a la identidad de otro partido”, reflexionó el actual presidente del Comité radical de su distrito.

Por otra parte, Andreoli no dejó pasar la situación actual del Comité Provincia, que tiene convocatoria definida para renovar sus autoridades el próximo 11 de octubre, situación que estará supeditada al escenario sanitario del país, a partir de la pandemia del COVID-19.

“Hoy la especulación sobre la fecha cierta de las elecciones internas partidarias no puede relajar la militancia en los distritos, la cual debe adaptarse y colaborar con el estado de pandemia y las restricciones por cuarentena, pero no dejar de ser militancia”, aseguró.

Asimismo, recordó que pese a haber competido mano a mano con el PRO en su comuna, el radicalismo no integra hoy el Concejo Deliberante casarense, por lo que achacó, por lo bajo, responsabilidades a la actual conducción provincial del partido.

“En Carlos Casares, mantenemos hoy una situación que a priori hasta se presenta como de dudosa constitucionalidad. Pese a que el radicalismo en 2019 obtuvo un 20% de los votos positivos, con una diferencia de sólo 70 votos con el PRO en las PASO, no se le permitió acceder a ninguna banca en el Concejo por acuerdo de 3 a 1 con el PRO”, señaló.

“Este déficit de representatividad resulta contraproducente para la alianza, porque asegura la incapacidad de Juntos por el Cambio en Casares para generar políticas públicas de relevancia con buen nivel de consenso en la comunidad. Y por supuesto que daña al sistema republicano y representativo de gobierno asegurado por nuestra Carta Magna”, fundamentó.

Sin embargo, Andreoli sostuvo que este desencuentro entre las fuerzas se puede corregir “estableciendo reglas claras, mayor institucionalidad y equilibrio hacia el interior de las alianzas”. “Todo ello hoy es posible de lograr siempre y cuando la especulación y mezquindad política no triunfen de nuevo, y el paso del tiempo no consolide estructuras desiguales que las bases de la UCR ya no pueden seguir tolerando”, remató.

Fuente: LA QUARTA

Entradas relacionadas