PEHUAJO – A 34 años de un pedido de “evacuación” y “La noche de las palas”

Para 1987 la situación en Pehuajó era insostenible. La masa hídrica avanzaba sin dar tregua, y lo que había acontecido en Epecuen, comenzaba a presentarse, lamentablemente, para muchos como un posible triste destino. Los pueblos del distrito, vecinos de las zonas rurales ya habían tenido que dejar sus casas, y buscar nuevos horizontes donde residir. La inundación no daba tregua, y sus consecuencias iban a perdurar, generando un desarraigo en las comunidades del interior del distrito, donde la población llegó a disminuir en un 55%.

Inundación

Lo vivido entre 1985 y 1987 dejó secuelas. Abril del 87, fue uno de los momentos más álgidos. La ciudad de Pehuajó corría serio riesgo de ser arrasada por el agua que avanzaba a un ritmo incontrolable.

Se llevó adelante una de las movilizaciones con mayor convocatoria. La Plaza Dardo Rocha fue escenario, y vio como alrededor de siete mil vecinos exigían respuestas. La decisión fue unánime y la población dio lugar a “La noche de las palas”. Fue el momento en que se trasladaron cientos de habitantes para realizar trabajos de contención para sostener el avance del agua sobre la ciudad

Pehuajó

Hugo Alemany, quien fue funcionario de la gestión de Julio Rodríguez, dio detalles sobre el momento que se atravesaba en el municipio duranta la inundación. Estas declaraciones fueron para “Noticias” en el 2013, cuando se cumplían tres décadas de Democracia. “Hay una historia, que no fue nunca contada. Una noche estábamos todos trabajando en el municipio, (se había roto el terraplén), fue unos días antes de “La noche de las palas”. Llega un Teniente Coronel de Defensa Civil de la Nación, y nos pide reunirse con el Intendente y los funcionarios más cercanos. En ese momento, nos ordena evacuar la ciudad en el término de 24 horas, porque según los estudios que habían hecho la ciudad quedaba bajo agua en las 48 horas siguiente. Prácticamente lo echamos, y nos dijo “yo me voy, el destino está en sus manos”. Fue tan alarmante, que nunca lo dimos a conocer. Sabíamos que era una situación compleja, pero no para tanto y nunca para tomar una decisión de esa magnitud, que podría haber provocado un desastre en la ciudad. Finalmente, no pasó nada, y con mucho trabajo de todas las partes se pudo salir adelante. Después en el futuro con la construcción del canal Mercante, la situación pasó a ser otra”.  Las reuniones, y la llegada de funcionarios se multiplicaban en la ciudad. El gobernador Armendariz dijo presente; el inicio de la construcción de un canal, a mediados del mes de abril comenzó a darle un poco de aire a la comunidad.

Foto. Portada Diario Noticias Pehuajó.

 

Movilización

En la ciudad cabecera. El último día de marzo de 1987, se llevó adelante una de las movilizaciones con mayor convocatoria. La Plaza Dardo Rocha fue escenario, y vio como alrededor de siete mil vecinos exigían respuestas. La decisión fue unánime y la población dio lugar a “La noche de las palas”. Fue el momento en que se trasladaron cientos de habitantes para realizar trabajos de contención para sostener el avance del agua sobre la ciudad. El miedo a que el terraplén ceda y Pehuajó quede bajo agua era latente. Los evacuados eran muchos, y en los pueblos del distrito, como en la zona rural, el avance del agua había hecho daños que perdurarían por siempre. La ayuda se multiplicó.

 

Hola Susana

También por esos días de abril se sucedió un hecho que iba darle aún más trascendencia a lo que pasaba en la ciudad. La vecina Angela Farres, logró contactarse con el programa de Susana Giménez que se emitía en Canal 7.  “Hola, Susana, estamos acá en Pehuajó que se está hundiendo”, expresó vía contacto telefónico, para luego adivinar el número de la cajita, y hacerse merecedora del premio mayor. Pero esa llamada, y luego su presencia en el programa habilitó que de forma masiva el país conociera la situación que atravesaba la comunidad, llegando ayuda desde distintos lugares.  En una nota que dio años después a “Mirá Pehuajó”, narró que “cuando fui al programa, hablé como tenía que hablar y le pedí a Alfonsín que era el presidente de todos que hiciera algo por Pehuajó. En ese programa estaban Yuyiyo González que había venido de Italia con su hija y Guillermo Cóppola, estaba (Eduardo) Duhalde como intendente de Lomas de Zamora, Virginia Lagos, y Rodolfo Ranni”.

“Un Teniente Coronel de Defensa Civil de la Nación, y nos pide reunirse con el Intendente y los funcionarios más cercanos. En ese momento, nos ordena evacuar la ciudad en el término de 24 horas, porque según los estudios que habían hecho la ciudad quedaba bajo agua en las 48 horas siguiente. Prácticamente lo echamos, y nos dijo “yo me voy, el destino está en sus manos”.

Solidaridad

Marcado por uno de los momentos más complejos de Pehuajó, porque fue la vez que la ciudad cabecera del distrito atravesó uno de los periodos más difíciles, y donde las localidades del partido sufrieron un efecto devastador, abril de 1987 aparece como un triste y a su vez, movilizante recuerdo. Además, en ese mes, una revuelta militar a cargo de Aldo Rico, ponía en riesgo al gobierno elegido por el voto popular.  La comunidad iba a llevar adelante una movilización en apoyo a las instituciones del país, y defendiendo la Democracia. (Nota publicada en la sección Intendentes de Pehuajó, en Diario Noticias – Javier Toffolo)

FUENTE: 365 PEHUAJO 

Entradas relacionadas