RECUERDOS… por Graciela González

“Ni un mugriento río en esta inmensa llanura” decíamos cuando éramos adolescentes”. Sin embargo, la modificación del clima y la geografía se produjo primero en los 70 y después en los años 80 cuando las inundaciones cambiaron de alguna manera el paisaje del oeste bonaerense. Los caminos rurales se cortaron, desaparecieron las banquinas, los bordes, el límite entre la tierra y el vacío desbordado por el agua. Para llegar a las escuelas que supervisábamos pasábamos en lancha, en romolcadores con los vidrios del auto bajos porque si un pozo nos tiraba podíamos ahogarnos- En pequeños botecitos artesanales, manejados por lugareños improvisados de remeros, que esquivaban los pedazos de alambrados sepultados en las aguas llegábamos a los rincones de los campos. A veces, muy pocas veces, algún helicóptero nos acercaba a otros partidos si la dificultad del traslado se complicaba. Nunca dejamos de visitar “nuestras” escuelas especiales, repartidas en un extenso territorio que nos obligaba a pernoctar en puntos intermedios y a modificar el orden de nuestros recorridos. Algunas veces temblábamos de miedo cuando el micro entraba a alguna localidad y comprendíamos que el chofer doblaba a ciegas, el bondi se tambaleaba y podíamos caer a las zonas más profundas de la nada. Después recuperábamos el ritmo cardíaco y repetíamos día a día la proeza con el entusiasmo de llegar a las escuelas y los Anexos, y sentir el calorcito de los chicos, las chicas y las maestras que esperaban una palabra de aliento en una realidad compleja. Pasados esos tiempos, más o menos en el 87 -no lo recuerdo con precisión- se iniciaron y finalizaron las obras hidráulicas que encauzaron las aguas de lagunas y los excesos. La totalidad de la obra abarca más de 200 km y se extiende desde el complejo El Hinojo/LasTunas de Trenque Lauquen, pasando por las localidades de Pehuajó, Carlos Casares y 9 de Julio hasta el oeste de Bragado; recibiendo los nombres de Canal Jauretche, Mercante y República de Italia. (*) Foto: el Canal Mercante en la zona comprendida entre Mauricio Hirsch y Santo Tomás, en la actualidad, con poco caudal de agua.

Por Graciela González 

Entradas relacionadas